CUÍDATE DE LOS MICROGASTOS

Los microgastos son un tema que no paramos de escuchar en todas partes, pero no implica que dejemos de incurrir en ellos y efectivamente limitemos nuestras capacidades de ahorro y de desarrollo económico.

 

¿Qué construye un microgasto? En términos simples es todas aquellas compras innecesarias a lo largo del día que pueden ser substituidas con facilidad por otros productos o practicas de costo bajo o nulo. Tomemos dos ejemplos uno práctico y uno digital:

 

En la practica tenemos la comida de conveniencia en el trabajo y/o escuela; esto incluye todo desde botellas de agua, bocadillos, papas, hasta comidas completas. La persona promedio tiende a gastar entre 200 y 400 pesos a la semana solamente en comida; solamente una botella de 1 litro de agua de 12 pesos diaria al final de la semana se vuelve 70 pesos menos; es cierto tienes que comer y tienes que tomar agua y algunas empresas tienden a dar agua gratis a sus empleados, pero si ese no es tu caso utiliza una botella de viaje y carga tu propia agua; el costo de un garrafón de 20 litros es de 40 pesos.

 

En el ámbito digital es mucho más sencillo de explicar tomemos por ejemplo la plataforma Spotify; la suscripción premium tiene un costo de 100 pesos mensuales; en cambio su algoritmo se asegura de que después de cada 10 minutos de reproducción el usuario recibe de 30 segundos a 1:30 de publicidad; a pesar de lo molesto que pueda ser la interrupción comercial el uso gratuito de la aplicación representa un ahorro importante, principalmente al usarse en una PC que amplía las capacidades del usuario.

 

Cuando la persona identifica este tipo de gastos aparentemente útiles pero innecesarios  se puede detectar un desangrado económico importante que llega a representar en ocasiones hasta un 30% del salario quincenal de un individuo; No es necesario como tal cortar en una totalidad con estos gastos sino se puede apelar a un uso reducido e incluso una de las practicas más populares actualmente son las “Nospend-Week” donde las personas saltean semanas libres de gastos con semanas de uso normal; lo cual en efecto corta sus gastos a la mitad.